1

En todo momento deberás escoger los zapatos adecuados en función de la forma del pie y el tipo de pisada, ya que se necesitará un tipo de calzado distinto, por poner un ejemplo, si tenemos el pie plano o cabo. Asimismo, las personas que tengan deformidades o problemas podales, siempre deberán optar por zapatos para problemas en los pies.

2

De la misma forma, la elección del calzado variará en función de la ocasión y el usoque se les va a dar. Será fundamental usar a diario zapatos cómodos y que no nos provoquen problemas de salud como pueden ser callosidades, fascitis plantar, espolones, juanetes… Así como también dolencias derivadas en articulaciones o espalda.

3

La época del año también influirá en la selección de uno u otro calzado, para así adaptarlo al clima en función de la estación o temporada. En verano, especialmente, es importante elegir calzado que facilite que los pies transpiren y evite la sudoración excesiva de estos.

4

Los materiales con que estén fabricados los zapatos también serán un factor clave a la hora de elegirlos. Siempre tenemos que optar por calzado elaborado con material de calidad y que garantice la transpiración del pie. No debemos escatimar a la hora de comprar zapatos, ya que los pies son quienes soportan todo el peso de nuestro cuerpo y se convierten pues en una parte muy delicada que debemos cuidar.

5

Las personas con dolencias o problemas podales específicos deberán usar zapatos para problemas en los pies, adaptados a su caso para corregir el mal o aminorar el dolor. El podólogo será el especialista médico encargado de determinar cómo elegir el calzado adecuado para cada afección en los pies.

6

Cabe destacar que todo esto no tiene por qué estar reñido con el diseño y la moda. Y es que actualmente podemos encontrar una amplia gama de zapatos adecuados para todo tipo de pies y, a la vez, con diseños para todos los gustos.